dofAutor: Alejandro Pisanty en http://pisanty.blogspot.com/
Post reproducido con autorización de su autor

En una publicación de ayer 30 de abril en el Diario Oficial de la Federación se publica finalmente la reforma a la Constitución que permite al Congreso de la Unión legislar en materia de protección de datos que estén en poder de particulares; dice el texto:

 

“Artículo Único.- Se adiciona la fracción XXIX-O al artículo 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, para quedar como sigue:
Artículo 73. El Congreso tiene facultad:
I. a XXIX-N. …
XXIX-O. Para legislar en materia de protección de datos personales en posesión de particulares.
XXX. …”

Debo el aviso oportuno de esta publicación y el texto a la Lic. Lizeth Jiménez, ampliamente conocida por su intenso trabajo en la Cámara de Diputados.

Este texto abre lo que creo será un verdadero campo de batalla, a juzgar por muchos antecedentes inequívocos. La forma que tomará es una controversia intensa entre quienes proponen manejar los datos personales que están en posesión de particulares (como bancos, tiendas, compañías de telecomunicaciones, ISPs, proveedores de “mercadotecnia directa”, etc.) como objetos de comercio y parte de la economía, y quienes resistimos esa posición considerándolos un elemento de ciudadanía, independientemente de que sea de naturaleza pública o privada quien los posee.

El cabildeo hasta ahora ya muestra un interés intenso de muchos sectores comerciales en conservar el carácter comercial de los datos. La defensa de la privacidad en tanto protección de datos se va a poner buena.

Éste es uno de los asuntos cruciales para el futuro de Internet en México y para la construcción de la Sociedad de la Información en nuestro país; y uno de los debates sobre gobernanza de Internet que dominan la atención en muchos otros países.

Como la emisión de la Ley correspondiente es requerida en 12 meses, debe iniciarse un nuevo ciclo de debate, éste particularmente abierto, plural y sensible, cuanto antes. Quizás corresponda al Senado de la República tomar la estafeta dado el proceso de recambio en la Cámara de Diputados que para todos fines prácticos ya está en marcha.