enciclomediaIvonne Muñoz, México

Los polos se contraponen, y eso incluye hasta a la educación en línea…

Es bien conocido por los ciudadanos mexicanos todo el conflicto en torno al tema de la Enciclomedia, razón demás por la cual no me concentraré en el tema (que es más político que tecnológico).

El punto en cuestión en esta semana es ¿se han robado la Enciclomedia? Mi respuesta es: ¡sí, esto sin importar si los contenidos han sido pagados con el erario público!

Es razonable el entendido popular de: “si lo pagaron con mis impuestos, entonces el resultado de ese producto es público y puedo hacer con él lo que quiera”.

Ante esta ideología, un ex-desarrollador del ILCE (Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa) se ha dado a la tarea de crear un portal nuevo: ENCICLOABIERTA… sólo que con un pequeño detalle, los contenidos no son desarrollados por él, sino que los ha tomado de la institución gubernamental en que él laboraba.

la imagen de “Encicloabierta” fue eliminada debido a que el creador del proyecto le generó molestia legal que fuera utilizada….

Hoy la comunidad (cuya filosofía es que todo debe ser gratis, libre y abierto) tiene la duda: ¿acto heroíco o acto ilegal?

Para dar respuesta, iniciare con invitar a quién lea estas líneas a que reflexione acerca de que los contenidos (aún cuando hayan sido pagados con dinero “público”) tienen protección de “derechos de autor” o lo que mejor se conoce como: copyright.

Y no es que el copyright sea del gobierno, sino que éste pertenece a los autores de los contenidos, desde áquellos que realizan la estructura pedagógica, la técnica educativa, el diseño del curso, reactivos, textos, imágenes, interactividad y demás… todo ello realizado bajo contratos que protegen los derechos morales de los autores así como los derechos patrimoniales de los que encargan el desarrollo de la obra.

Imagine que a usted le llamen del Gobierno Federal para desarrollar un Manual de Procedimientos Internos, y a usted lo contratan debido a que tiene certificaciones y conocimientos especializados… la suma económica que el Gobierno paga es en gran parte por el perfil que usted tiene… ¿qué sucedería si meses después, alguien con la filosofía de que todo debe ser “abierto” decide poner a disposición de cualquier persona el trabajo que usted desarrolló?

Alguien me preguntaba: ¿fue correcto que le hayan solicitado a este ex-trabajador que renunciara?, mi respuesta fue: “vaya que le fue bien, si a mi me hubieran preguntado antes…  mi consejo hubiera sido meterlo a la cárcel por robo y abuso de confianza”.

Es conocido para quienes han leído y comentado acerca de este hecho, que la intencionalidad de este ex-empleado del ILCE no conlleva una mala acción ni dañar a nadie, su espíritu fue el de llevar conocimiento a todo mundo… el error: la forma en que lo realiza.

Si apoyamos esta acción, imagine entonces: ¿cuántos desarrolladores o diseñadores o programadores o cualquier otro tipo de empleado no se sentírá invitado a realizar lo mismo?

El argumento es que Enciclomedia no pone sus contenidos a disposición del público en general, al visitar la página de este proyecto gubernamental, es que la verdad uno encuentra otra realidad:

enciclomediaweb

Usted ¿por cuál parte de la ecuación se inclina? Acto heroíco vs Acto ilegal