Pros y contras Mp3 II

Almacenamiento de Música 

Image courtesy of J Fry at FreeDigitalPhotos.net

Image courtesy of J Fry at FreeDigitalPhotos.net

Como lo decía en mi articulo anterior: “Cuando se trata de transportabilidad quizá sea conveniente utilizar formatos comprimidos como MP3 o AAC; aunque incluso en ésta categoría mi preferencia es usar formatos no comprimidos, el punto débil de los formatos sin pérdida es que abarcan casi 10 veces más espacio, por lo que es muy razonable que al almacenar en los dispositivos se quiera llevar la mayor cantidad de música posible…

Este tipo de formatos también son ideales para el streaming y reproducciones en internet.

Quisiera mencionar los errores más habituales al usar este tipo de archivos, que en lo personal considero que tienen que ver con la categoría de la que abordaremos  en seguida.

El almacenamiento es un error muy común es en el momento de hacer un resguardo de nuestra colección de Cd´s en nuestra audioteca; si los resguardamos en un formato comprimido, considero que no estamos realizando un verdadero  resguardo  ya que no estamos creando una copia fiel al Cd original sino una copia comprimida y de menor calidad.

Para realizar un almacenamiento y crear un resguardo en nuestra audioteca, como acabo de mencionar los formatos ideales son los no comprimidos/ sin perdida como podrían ser: AIFF, FLAC o WAV. También recomendaría este tipo de formatos sobre el MP3 para comprar música por Internet; por ej. sitios de música como Boomkat o Bleep, ofrecen la compra de Cd´s en formato WAV o FLAC, de esta manera estamos adquiriendo discos con calidad de CD.

La siguiente categoría en la que pensé es la producción musical y en este terreno sin duda lo ideal es utilizar formatos no comprimidos; siguiendo la premisa que de un formato comprimido es imposible recuperar la información sesgada, lo idóneo al realizar una toma de una canción o realizar un proyecto en un programa de grabación o (DAW) es guardarla en formato no comprimido, de ahí podemos mediante codecs importarla y exportarla a los diferentes formatos según nuestras necesidades.

Y finalmente llegamos a la categoría que para mi gusto y el de tantos melómanos es la más importante, la audición. En esta categoría  donde el MP3 queda muy atrás y mi postura muchas veces es la de desdeñar este formato y defender los formatos lossles o no comprimidos, pero intenté en este artículo ser imparcial y tratar de rescatar los pros que nos brindan los formatos comprimidos; sin embargo, cuando se trata de disfrutar música en alta calidad, apreciando todas sus texturas, las armonías y la gama de frecuencias, sin duda tenemos que elegir los formatos no comprimidos. Es aquí donde los Cd´s y los formatos no comprimidos nos brindan la calidad óptima.

Una acotación importante es que cuando se trata de crear una experiencia sonora de alta fidelidad, influye también el equipo en el que reproducimos nuestra música. Por ejemplo, escuchar música en formatos sin pérdida con unos audífonos que tienen un muy bajo rango de frecuencia es un sinsentido similar a escuchar música en formato MP3 a 192 kbps con unos audífonos de gama alta, en los dos casos estamos obteniendo una señal precaria debido a la pérdida de frecuencias.

Para concluir quisiera decir que muchos defendemos los formatos comprimidos sobre los no comprimidos , hay quienes afirman que no notan una gran diferencia entre comprimido-no comprimido, pero lo fundamental es que cada cual tiene su lugar y utilidad así que cada quién decida tomando en cuenta el ¿para qué? Van a usarlo

Dejar un comentario