Uber, un problema digital para trabajadores tradicionales

Image courtesy of digitalart  at FreeDigitalPhotos.net

Image courtesy of digitalart at FreeDigitalPhotos.net

Uber es una empresa dedicada a proporcionar el servicio de chofer personal, tipo taxi, a sus usuarios mediante una aplicación en teléfonos móviles; dicha aplicación otorga al usuario la posibilidad de elegir el tipo de servicio (Uber X, Taxi, Black, Suv, Lux), contactar a un conductor, mostrar la ruta que éste debe seguir, el tiempo en que el chofer llegará a proporcionar el servicio y la tarifa del viaje.

Hace unos meses, gobiernos de distintas partes del mundo hicieron público que la empresa Uber comenzó a tener algunos conflictos, pero no precisamente en cuanto a su funcionamiento, sino que esta vez la tecnología estaba dañando al sector de trabajadores del servicio público.

En Colombia, por ejemplo, el gremio de taxistas se manifestó declarando que Uber llegó para perjudicar su labor habiendo disminuido notablemente la cantidad de servicios realizados por día; el gobierno colombiano respaldó a los taxistas declarando a Uber como una empresa que no está regularizada ni legalizada en su país, dando como resultado el inicio de acciones para prohibir que continúe con sus actividades. El problema salió a la luz pública en el momento en que los taxis tradicionales dejaron de tener la cantidad habitual de servicios regulares, siendo los taxis blancos con negro (que distinguen a los conductores de Uber), los que eran solicitados por los usuarios como medio de transporte preferente.

En otros países, como Francia, Alemania y Holanda, se han denunciado problemas de índole criminal por parte de los conductores de Uber hacia algunos usuarios, dejando en debate si los requisitos que pide dicha compañía para ser conductor de sus transportes son los más eficientes y óptimos. Es importante destacar que Uber llegó a los países instaurando sus transportes, sin que haya algún tipo de regularización por parte del país donde opera, ya que esta empresa de transporte cuenta con su propia normatividad, donde deja a criterio de sus usuarios la posibilidad de que se informen acerca de cómo se hace uso del servicio.

Para México este tema no pasó inadvertido; en septiembre de 2014 se presentó una situación similar a la del gobierno de Colombia, con la diferencia de que no se pidió que se les prohibiera seguir trabajando si no que, al igual que los taxistas registrados, se regularizaran, ya que por el hecho de no hacerlo Uber no tenía las mismas sanciones y obligaciones, tales como pagos de impuestos, placas y permisos especiales para circular. Uber de inmediato respondió señalando que es un servicio de chofer personal complementario a la aplicación, mas no un servicio de transporte.

Sin embargo, las cantidad de personas que utilizan esta aplicación para solicitar un taxi va en aumento, donde el hecho de saber que hay un transporte a disposición en cualquier momento, conocer su precio e indicar la ruta que debe tomar, crea una sensación de comodidad y seguridad para quienes hacen uso de esta app. Los usuarios se muestran satisfechos con el servicio, realizando de manera personal una comparación entre lo tradicional y lo que les brinda la tecnología. Es por lo que ahora manifiesta Uber que está dispuesto a acatar la normatividad del lugar donde brinde sus servicios, lo que sigue causando problemas con los taxistas, quienes ahora se enfrentan a lo atractivo de la tecnología para los usuarios frente a uno ya tradicional.

Fuentes:
http://internacional.elpais.com/internacional/2015/03/14/actualidad/1426303113_247877.html

https://www.uber.com/es-MX/cities/mexico-city

http://mexico.cnn.com/nacional/2014/11/01/uber-vs-taxis-los-argumentos-en-la-disputa-por-el-transporte-en-el-df

Dejar un comentario