En las calles de México ya están 200 millones de pesos de los que fueron saqueados al sistema financiero mediante el ciberataque que detonó el pasado 27 de abril, aseguró Luis Ramírez, director de Estrategias y Servicios Corporativos en IT Lawyers, empresa de seguridad informática.

De acuerdo con estimaciones del especialista, los ciberdelincuentes hicieron transacciones fraudulentas por 800 millones de pesos para, posteriormente, ser retirados en cajeros o ventanillas por las llamadas “mulas”.

Ello quiere decir que se lograron detener, están “atoradas” o ya se recuperaron, transacciones con un valor de 600 millones de pesos, comentó.

El Banco de México informó en días pasados que el ataque cibernético que sufrieron Banorte, Inbursa, Banjercito, la Casa de Bolsa Kuspit y la caja de ahorro Las Huastecas generó pérdidas preliminares por 300 millones de pesos.

EXPECTATIVA

“Como el propio Banco de México lo dijo, son cifras preliminares. Nosotros estimamos que el monto de transacciones es mayor, aunque no todo logró ser retirado”, comentó Luis Ramírez, quien destacó que aún se sigue recuperando dinero, por lo que es prematuro hablar de un balance final.

A decir del representante de IT Lawyers, el número de operaciones que se llevaron a cabo fue de mil 200, principalmente en la Ciudad de México, Estado de México, Nuevo León y Guanajuato, aunque no se descartan otros estados.

Explicó que el retiro se llevó a cabo mediante la figura conocida como “mulas”. Básicamente se trata de personas que, por un pago definido, retiran una cantidad de dinero de un cajero o ventanilla bancaria que fue depositado a su cuenta.

Los retiros, detalló, fueron de entre 50 mil y 400 mil pesos, aunque el monto promedio fue de 150 mil a 200 mil pesos.

En tanto, Mario Di Costanzo, presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), señaló que la sanción para este tipo de personas se tiene que evaluar en cada caso. Si sólo recibieron dinero a su cuenta y retiraron, eso no está tipificado como delito. En cambio, si se concluye que hubo robo de identidad, el trato es otro, dependiendo de la gravedad del caso, explicó.

Las leyes mexicanas marcan hasta 12 años de cárcel por robo de identidad con fines de fraude.

UN FENÓMENO EN ASCENSO

De acuerdo con fuentes del sector, los bancos que más registraron dispersiones del dinero hurtado fueron Bancomer (que ya lo reconoció), Santander, Citibanamex, Banorte e Inbursa.

Ramírez alertó que los delitos cibernéticos crecieron de forma acelerada de enero de 2017 a la fecha. “Nosotros estimamos que en este periodo el fenómeno generó pérdidas por entre mil 200 y mil 500 millones de pesos en todo el sistema financiero, desde bancos, casas de bolsa, cajas de ahorro, entre otros”.

POR FERNANDO FRANCO

Fuente: El Heraldo de México

Si requiere una entrevista relacionada con este tema, favor de comunicarse al teléfono (55) 70.900.900 o al correo blog@ila.mx

Comunicólogo entusiasta de la tecnología desde hace muchos años. Early adopter de muchas aplicaciones y dispositivos, aunque tenga que luchar con ellos. Actualmente la voz de IT Lawyers, bueno, soy el encargado de la comunicación de la firma.