Print Friendly, PDF & Email

Usted ha sido el ganador…

Ha fallecido un pariente suyo…

Soy abogado de X banco…

Cualquiera que tenga una cuenta de correo electrónico ya recibió al menos una docena de correos que empezaron con una frase así (o muy similar) y lo más probable es que se trate de un intento de engaño. A este tipo de correos se les conoce como phishing y buscan suplantar la identidad de alguien o de alguna organización para tratar de engañarnos y que les proporcionemos datos como números de cuenta, contraseñas, usuarios de redes sociales, etc.

Ejemplo de phishingComo dato curioso, el termino proviene de la palabra fishing en inglés, que significa pescando, que es parte del modus operandi de estos estafadores, mandando el correo a miles de personas con la intención de ver a quien “pescan”.

Las compañías que ofrecen correos electrónicos cuentan con algoritmos para detectar este tipo de mensajes de varias formas, pero aún así hay algunos que logran llegar a nuestras bandejas de correo y siendo correos tan reales, a veces caemos en el engaño.

Te dejamos algunos consejos de seguridad que te pueden ser útiles si caes en alguna de estas estafas:

  • Mantén tu sistema operativo actualizado. Constantemente los fabricantes están liberando parches de seguridad que ayudan a mantener tu dispositivo funcionando de manera segura.
  • Instala un antivirus y haz actualizaciones continuas.
  • Si tienes cuenta de banco es recomendable que contrates el servicio de banca por internet y revises frecuentemente tu estado de cuenta para detectar lo antes posible cargos indebidos.
  • Evita descargar software de sitios que lo suben de forma ilegal ya que usualmente tienen algún tipo de malware o virus que te puede afectar o robarse tus datos

Algunos consejos para evitar ser engañados son:

  • Revisa la dirección de correo de la que proviene. Con la finalidad de engañarnos en ocasiones usan correos que incluyen el nombre de la institución que pretenden usar como parte del engaño. Si tienes duda si esa dirección de correo corresponde, te puedes comunicar con el área de atención a clientes y corroborar.
  • Ninguna institución te pedirá algún dato como podría ser una contraseña, un nip o código de seguridad por correo electrónico. Si en el correo se te piden estos datos, lo más probable es que sea phishing. Esto igual aplica para las llamadas telefónicas.
  • Si aparece una dirección de internet que debes visitar para poner tus datos, revisa la dirección en el navegador, puede ser que no sea de la institución que “dice” mandar el correo. Un ejemplo de ello es que, si el correo parece del banco X, en lugar de ser bancoX.com aparece una dirección que se ve como bancox.otronombre.com.
  • Si abres algún link que venga en un correo de alguna empresa, verifica que sea un sitio seguro viendo en tu navegador si se estableció una conexión segura y si la dirección incluye “https://” al principio.
  • Muchos de estos correos son creados por personas de otros países que no hablan bien español, por lo que usan traductores en línea para poner los textos. Si la redacción del mensaje suena extraña ten precaución.
  • Si el mensaje tiene algún archivo adjunto y no se reconoce al remitente, evita abrirlo, ya que puede contener algún tipo de virus o malware que podría robar tus datos sin que te percates o incluso llegar a tomar el control de tu computadora o dispositivo.

La mejor forma de evitar un robo de identidad o de fraude es estar al pendiente de los correos o llamadas que nos llegan, si alguno de ellos nos parece sospechoso de alguna manera lo mejor es ignorarlo para evitar un problema mayor posteriormente.

Comunicólogo entusiasta de la tecnología desde hace muchos años. Early adopter de muchas aplicaciones y dispositivos, aunque tenga que luchar con ellos. Actualmente la voz de IT Lawyers, bueno, soy el encargado de la comunicación de la firma.