Tag: Delito

Policía Federal detuvo a dos sujetos que presumiblemente distribuían pornografía infantil en Internet

En el marco del operativo “Interés Superior de la Infancia”, que implementa la Policía Federal, con el objetivo de prevenir y combatir la explotación sexual de menores a través Internet, elementos de la corporación cumplimentaron órdenes de cateo en el estado de Jalisco y detuvieron a dos probables responsables de almacenar y transmitir pornografía infantil.

La acción derivada de labores de investigación y ciberinteligencia en coordinación con personal de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) de la Procuraduría General de la República, permitieron obtener información de los probables responsables. Por ello, el Agente del Ministerio Público adscrito a la PGR, ordenó las diligencias correspondientes.

(continua leyendo…)



El librero del plagio: Mario Vargas Llosa

Image courtesy of olovedog at FreeDigitalPhotos.net

Image courtesy of olovedog at FreeDigitalPhotos.net

En el año 2000 el escritor peruano Mario Vargas Llosa, autor de obras como: “La ciudad y los perros” y “Travesuras de la niña mala”, fue acusado de plagio por su obra “La fiesta del chivo”, en la que relata el asesinato de Rafael Leónidas Trujillo (militar y político dominicano) el 30 de mayo de 1961. Justo el día de su publicación el periodista Bernard Diederich afirmo y publicó en The Miami Herald que Vargas Llosa plagió su libro “Trujillo: la muerte del Chivo” la cual fuera publicada en 1978.

Bernard argumentó que tal plagio se debía a que se transcribió parte de la letra de la canción “Mataron al Chivo” que estaba bajo su registro en República Dominicana, a lo que Vargas Llosa dijo que de ser el caso le daría el debido crédito a la estrofa que usó de la canción (que fuera muy popular en los años 60). Con respecto a que toda la obra era una copia del libro “Trujillo: la muerte del Chivo”, sólo dijo que estas acusaciones eran absurdas:

“Mi libro es una novela, no un libro histórico y he utilizado los datos históricos que están en los archivos de la República Dominicana para ambientarla. Es completamente absurdo que un dato histórico se convierta en derecho de propiedad de un autor, si uno escribe una novela basada en hechos históricos, no hay manera de evitar utilizar los mismos datos…” dijo Vargas Llosa al defenderse. (continua leyendo…)


Condusef emite alerta por correo apócrifo de Santander

  • Este tipo de mensajes contienen ligas que llevan a los usuarios a un sitio de internet falso.
  • Ni las entidades financieras, ni VISA o Mastercard solicitan datos personales a sus clientes o verificación de sus cuentas, mediante correo electrónico.

Ante la posibilidad de que piratas cibernéticos puedan acceder a datos personales de clientes del servicio de banca electrónica, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), alerta a los usuarios de la circulación de un nuevo correo electrónico fraudulento, supuestamente enviado por SANTANDER.

Dicho correo electrónico, refiere que los servidores de procesos bancarios de Santander Serfin fueron sometidos a un proceso de actualización, por lo que solicitan la colaboración de los usuarios a fin de “restaurar” sus datos en la “nueva plataforma cibernética”, indicando que esto puede evitar cualquier anomalía en la cuenta o la pérdida futura de información.

CONDUSEF reitera que este tipo de mensajes contienen (continua leyendo…)


Capturan a pedófilo gracias a evidencia digital

Image Courtesy of Sira Anamwong at FreeDigitalPhots.net

Image Courtesy of Sira Anamwong at FreeDigitalPhots.net

El delito de pornografía en contra de menores de dieciocho años o incapaces es un tipo penal que ha sido legislado en la mayor parte de estados de la República Mexicana, para el caso en particular de Yucatán, podría concluir en una condena de cinco a diez años de prisión y de cuatrocientos a quinientos días-multa, o en caso de asociación delictuosa, una condena de ocho a dieciséis años y de cuatrocientos cincuenta a quinientos días-multa.

De acuerdo al Boletín 034/15 emitido por la PGR, el Juzgado de Distrito con sede en Mérida, Yucatán, decretó Auto de Formal Prisión en contra de una persona de (continua leyendo…)


Ciberterrorismo, Daño a Animales y Casino Royale

Doy inicio a este post con una pregunta que no deja de rondar por mi cabeza desde la mañana: ¿En qué hemos convertido a Twitter?

Llevo ya 4 años en Twitter, y me ha tocado ver la transformación de esta querida red social en un espacio donde ya no estamos compartiendo conocimiento técnico ni apoyo en las noches de trabajo sin fin,… hoy los usuarios de Twitter estamos utilizando a lo que fue esta red de microblogging como un portal de: denuncia, quejas, amenazas, injurias, difamaciones, usurpación de identidad, daño a la imagen de terceros… y demás.

Por supuesto que cuando utilizamos a las redes sociales como medios, para difundir hechos reales, estamos dentro de un marco de buena convivencia y en consecuencia, somos responsables de lo que twitteamos, favoriteamos, retwitteamos, y cualquier otra acción. Sin embargo, ¿Qué pasa cuándo hacemos un uso incorrecto de las redes sociales?

Al decir incorrecto sé que me meto en camisa de once varas: ¿quién soy yo para decir qué es “correcto” y qué es “incorrecto”? Al final, esto sólo se determinará en función de las buenas costumbres, de la educación, de los valores, de la moral,de esa vocecita que se esconde y aparece en el momento del recuento para decirnos: “estás haciendo bien” o “estás haciendo mal”. Conclusión: cada quien sabe si lo que hace es correcto o no. Importante: No olvidar que esto es un entorno donde nos leen todos, hasta los que no conocemos.

Ayer tuve una conversación con una de las personas a las que más admiro en el tema de Seguridad Informática, y parte de nuestra conversación tocó el tema de ¿qué está pasando con el uso de Internet y, en consecuencia, de las redes sociales? Es temeroso ver el sentido de organización que seguimos, ya que para las buenas causas unos cuantos apoyan y para las malas causas muchos se suman. Sí, hay un desequilibrio.

Hoy por la mañana, conversé con una mujer que en menos de 45 minutos se ganó mi admiración, el tema: “El uso de las redes sociales en México y su ausente marco jurídico”, y también llegamos a la misma conclusión, estamos creando un canal de quejas y peticiones… más no de soluciones. Por ende, es probable que debamos regular el medio, el reto: Lograr una regulación de las redes sociales que a su vez no se vea como censura.

Pues sí, definitivo… Twitter ya no es lo que fue hace 2 – 3 años en épocas de influenza donde nos comunicabamos por esta vía ante el ostracismo al que nos obligó el Gobierno… ¡Qué tiempos aquéllos!

Esta noche, leo 3 temas que han llegado a convertirse en TrendingTopic: Ciberterrorismo en Veracruz + Maltrato Animal en el Estado de México + Ataques con granadas en Nuevo León. Vayamos una por una: (continua leyendo…)


Despachos de cobranza sin Aviso de Privacidad

Regreso a casa después del desayuno de Consejo Editorial de Interfase (Periódico Reforma), abro el buzón de correspondencia y encuentro un sobre que dice “Urgente”. Lo abro y veo una carta que incluye mis datos personales.

Me preocupa algo: MIS DATOS PERSONALES.

Así que lo siguiente que hago es tomar el teléfono y  llamar al Despacho de Cobranza que me hizo llegar la misiva en cuestión. Les comparto la conversación:

 

Yo: “Llegó una carta a mi domicilio con fecha de emisión en Agosto 2011, llamo para conocer su Aviso de Privacidad con respecto al tratamiento de mis datos personales”

El  “abogado”: “Deme su nombre, no le puedo dar esa información así como así”

Yo: “Llame para conocer su Aviso de Privacidad, no le voy a dar mi nombre”

El  “abogado”: Sino me da su nombre, es usted una delincuente

Acto seguido: ¡Cortó la comunicación!… Decidí volver a llamar

Yo: “Me comunica con ….. (el nombre de quien firma la carta)”

Recepcionista: “No está, acaba de salir a una junta”

Yo: “Me cortó la comunicación hace 3 segundos! Tan rápido salió?”

y sí, me lo comunicaron

Yo:  “Me llegó una carta a mi domicilio con fecha de emisión en Agosto 2011, mi nombre es (continua leyendo…)


Crimen en México: Historia de un celular

Post reproducido con autorización de Tecnodiva.com

  • Siempre tener activado el PIN
  • No tener tantos datos sensibles en el celular
  • Ser más paranoico en cuanto a guardar mis claves y usuarios automáticamente en el celular, y simplemente no hacerlo
  • No dejar de lado el seguir los procesos tanto legales como comerciales para que ni el gobierno ni las empresas dejen de lado su parte de la responsabilidad y también mejoren sus procesos
  • No volver a confiarme jamás de manera exclusiva de las medidas de protección de ninguna empresa de software o de celulares.
  •  

    Debido a lo serio y peligroso que resultan todos los datos sensibles que hay en nuestros smartphones y la poca información disponible en la red acerca de los pasos a seguir cuando descubres que te han robado tu equipo (tal vez difiera un poco cuando es uno quien lo pierde), consideramos que este caso tristemente real, se debía sacar  una experiencia positiva.

    Los datos personales han sido omitidos  como protección a la identidad de nuestro relator a quien le agradecemos su tiempo para compartirnos este lamentable suceso.

    La verdad es que todo mundo sabe que ocurren estas cosas, se imaginan que serán robados o que a alguien más le robarán sus pertenencias en la vía pública, pero no es hasta que le pasa finalmente a uno y que además le quitan un teléfono Smartphone que en verdad cae uno en cuenta de todo lo que implica. Medio se imaginarán las odiseas que tendrán que hacer, las claves que tendrán que cambiar, la información que pudieran llegar a tener a su disposición los responsables por el robo del Smartphone en sí, pero hasta que les pasa, es cuándo realmente empiezas a detallar el detalle de pérdidas y riesgos sufridos por perder un simple aparato tan pequeño.

    Un viernes en el verano del 2011 iba camino a encontrarme con unas amistades vía el Metrobús de la Ciudad de México. Por diferentes razones iba muy distraído. Para esto, normalmente soy de los que se sube al transporte público con la mano en el bolsillo protegiendo objetos de valor, puesto que no siempre traigo una chamarra ni una maleta en donde juntar todo para poder centralizar y proteger mis pertenencias. Pero ese viernes fue muy diferente. Los pendientes me atosigaban.


    Y para no variar, fue un viernes por la tarde, y el Metrobús iba empaquetado a su máxima capacidad.

    En una de las paradas más transcurridas de la línea, yo ya iba mentalizado a que se iban a bajar varías personas para cambiarse al metro. Me alejé de la puerta lo más posible, me fui adentrando hacía el lado opuesto de la puerta de salida, y este fue el momento en que me robaron el celular. Me di cuenta por una cosa, y eso fue que ya mero me arrancan la cabeza en el primer intento. Al momento no me cayó el veinte de que me estaban tratando de quitar el celular precisamente por la multitud que venía saliendo, pensé que seguramente alguien de alguna manera se había enganchado con mis audífonos (luego me acordé que los traía por adentro de la camisa así que obviamente no fue por eso… y venían conectados a mi celular). El segundo jalón fue cuando ya por fin lograron separarme del celular, y en ese momento dejé de escuchar música y ya por fin reaccioné.

    Obviamente las preguntas son, ¿quién fue, en dónde está, qué hago? Pero la realidad es que no fue posible hacer ni averiguar nada. Y la policía de la estación simplemente me preguntó que quién fue, y obviamente no le pude decir nada. (continua leyendo…)


    Derecho Informático - IT Lawyers. Siempre solicite la autorización del autor para reproducir los contenidos de este blog.
    iDream theme by Templates Next | Powered by WordPress