Notas musicales

Image courtesy of Stuart Miles at FreeDigitalPhotos.net

En mi artículo anterior hablé sobre los medios o plataformas para escuchar música y/o audio, mencione que  hay quienes dicen que el Lp es un formato que se escucha mejor que el cd, pero tiene sus excepciones. Me gustaría hablar de ello antes de adentrarnos en los pros y contras de estos formatos.

Uno de los principales temas fue la transportabilidad, lo práctico que resulta el almacenamiento de archivos de audio en una cantidad cada vez mayor con relación al medio que lo lee o reproduce; el cual ha ido transformándose y reduciendo su tamaño hasta llegar al ipod nano por mencionar alguno. Hablé de cómo en 1945 se consiguió hacer más pequeños los surcos de los discos de vinilo a los que se les denominó microsurcos; a partir de ese momento cabían casi diez surcos por milímetro, la combinación de esta tecnología y de la velocidad de grabación de 33 RPM aumentó el tiempo y por ende la cantidad de audio que se podía almacenar.

En cuanto a la idea de que los Lp´s se escuchan mejor que el Cd, las excepciones que quisiera aclarar tienen que ver con una mala remasterización; esto sucede al momento de transferir el máster u original (que es un molde del cual se maquiló el Lp) a un formato digital, es el resultado de la transferencia de un sonido analógico como es el de el vinyl a un sonido digital el del Cd. Cuando esto sucede efectivamente el vinyl tiene una calidad muy superior en relación al Cd.

Uno de los motivos de la sensación que provocan los discos de vinyl en los coleccionistas es que brindan una seguridad en el sonido que viene de ellos, ya que es exactamente el sonido que fue pensado y concebido por los músicos e ingenieros en el momento que lo grabaron.

Desde mi punto de vista, esto es lo que se pierde en casos como: los discos de Led Zeppellin; I y II o los míticos Closer y Unknown pleasures de Joy Division o algunas ediciones por lo general muy baratas de música clásica que por lo mismo tienen una muy descuidada remasterización y son poco disfrutables. Estos son los casos en los que sí se puede decir que específicamente esos álbumes se escuchan mejor en Lp que en Cd y muchas veces el error más común que se puede apreciar es una compresión excesiva y con ello una pérdida en la calidad del sonido y de las frecuencias más finas que son las que hacen notar la diferencia con relación a su equivalente en Lp.

También he notado que sucede al revés; es decir, con algunas ediciones de álbumes que fueron grabados en la era del Cd y que ahora son relanzados en Lp; un ejemplo de ello y que yo analice es con el impresionante álbum de Radiohead; OK Computer, producido y grabado en plena era digital, un clásico actual que ha sido comparado en algunos medios con uno de los álbumes más iconicos de la historia del rock como lo es Dark Side of the Moon de Pink Floyd. Recibiendo etiquetas/elogios como: “el Dark Side of the Moon de los 90´s” quizá sin exagerar.

Cuando se realiza esa transferencia al revés me parece que sucede algo similar; es decir éste disco con una gran producción a cargo de uno de los ingenieros más destacados de los últimos tiempos como lo es Nigel Godrich (ingeniero de cabecera de Radiohead) pierde un poco de su naturaleza digital al ser transferido a otro formato como el de el vinyl, por lo menos eso me pareció a mí y que lo que queda como una constante es; que cuando se realiza una remasterización, se esta ante una paradoja de evitar aquella sentencia que dice que en toda transferencia va a haber una ligera (o gran) pérdida y en los casos que no sucede habrá que aplaudir a los ingenieros de audio que también hay que decir en muchos casos lo han logrado.

Quisiera agregar que algo similar sucede cuando se convierte un archivo de AIFF, WAV, PCM o los que conocemos como no comprimidos a Mp3 y lo que ocurre es casi lo mismo, se comprime gran parte del rango de frecuencias y se reduce el tamaño pero también la calidad.