All posts tagged mp3

Pros y contras Mp3 II

Almacenamiento de Música 

Image courtesy of J Fry at FreeDigitalPhotos.net

Image courtesy of J Fry at FreeDigitalPhotos.net

Como lo decía en mi articulo anterior: “Cuando se trata de transportabilidad quizá sea conveniente utilizar formatos comprimidos como MP3 o AAC; aunque incluso en ésta categoría mi preferencia es usar formatos no comprimidos, el punto débil de los formatos sin pérdida es que abarcan casi 10 veces más espacio, por lo que es muy razonable que al almacenar en los dispositivos se quiera llevar la mayor cantidad de música posible…

Este tipo de formatos también son ideales para el streaming y reproducciones en internet.

Quisiera mencionar los errores más habituales al usar este tipo de archivos, que en lo personal considero que tienen que ver con la categoría de la que abordaremos  en seguida.

El almacenamiento es un error muy común es en el momento de hacer un resguardo de nuestra colección de Cd´s en nuestra audioteca; si los resguardamos en un formato comprimido, considero que no estamos realizando un verdadero  resguardo  ya que no estamos creando una copia fiel al Cd original sino una copia comprimida y de menor calidad.

Para realizar un almacenamiento y crear un resguardo en nuestra audioteca, como acabo de mencionar los formatos ideales son los no comprimidos/ sin perdida como podrían ser: AIFF, FLAC o WAV. También recomendaría este tipo de formatos sobre el MP3 para comprar música por Internet; por ej. sitios de música como Boomkat o Bleep, ofrecen la compra de Cd´s en formato WAV o FLAC, de esta manera estamos adquiriendo discos con calidad de CD.

La siguiente categoría en la que pensé es la producción musical y Leer nota completa…

Los pros y contras del MP3

Image courtesy of Nirots at FreeDigitalPhotos.ne

Image courtesy of Nirots at FreeDigitalPhotos.ne

Al momento de decidir qué tipo de formato de audio utilizar, o cuál es el idóneo, la pregunta que me viene a la mente es ¿para qué?…existe una gran cantidad de formatos de audio, por ello se generan la mayoría de dudas y errores recurrentes debido a una “mala” elección en el formato que vamos a utilizar, sería conveniente respondernos el para qué… es donde entran los pequeños pero muchas veces importantes matices que me gustaría tratar.

¿Para qué lo voy a utilizar? podríamos hacer un ejercicio de dividir las posibles categorías para las que podríamos usar o privilegiar un formato en vez de otro. Las categorías más recurrentes en las que pienso son: audición, transportabilidad, producción, y almacenamiento.

Antes de continuar con la elección de un formato, valdría la pena mencionar los diversos formatos existentes y entender sus cualidades. Existen dos clases de formato de audio:

  • Comprimido/con pérdida: MP3, WMA, AAC, OGG, AC3, ATRAC, etc.
  • No comprimido/sin pérdida: WAV, AIFF, FLAC, ALAC, APE, etc.

 Para entender un poco lo que hace la compresión, me gustaría mencionar que la mayor parte de sistemas de compresión de audio se aprovechan de un ¨defecto¨ de nuestro oído para reducir el tamaño del archivo, a este se le denomina  enmascaramiento.

El enmascaramiento es una propiedad del oído humano que le impide distinguir dos frecuencias muy juntas dentro del mismo rango, una enmascara a la otra. Por ejemplo, si en una canción suena al mismo instante un sonido con una frecuencia de 12 Khz y otro de 12.2 Khz, podríamos quitar una de las dos sin que lo notemos al escucharlo” De esta manera, el compresor va “restando” las frecuencias enmascaradas, lo que reduce el número de bytes. Y menos bytes en informática se traduce en archivos de menor tamaño.” (Tomado de http://www.analfatecnicos.net/pregunta.php?id=32)

Transportabildad

Siguiendo con la categoría que ha provocado la controversia: La transportabilidad, el MP3 es sin duda el rey, que ha sido el favorito por lograr grandes niveles de compresión, facilitando el almacenamiento de una gran cantidad de música en nuestro equipo.

Por poner un ejemplo, al importar un CD de música en nuestra computadora, la información que contiene viene codificada como PCM (Pulse Code Modulation) con una frecuencia de muestreo óptima a 44.1Khz y una resolución de tamaño de cada muestra de 8 a 16 bits. Al comprimir en MP3 podemos elegir en algunos casos el bitrate; es decir, la cantidad de kilobytes por segundo (kbps) y esto ya nos da una mayor o menor calidad en la compresión que va de 128 (poca calidad), 192 (calidad regular) y 320 (calidad aceptable). Al elegir uno de estos niveles de compresión estamos eligiendo también la calidad de nuestro archivo.Otro formato que es recurrente cuando se trata de transportabilidad es el AAC, popularizado por Apple por ser el formato standard en los ipod y con una ventaja con respecto al MP3 que es un 30% menos de tamaño, conserva una calidad superior pero con la desventaja de tener una menor compatibilidad con otras plataformas como la tiene el MP3… otro formato que es muy utilizado es el WMA; códec desarrollado por Windows, y que es muy similar al MP3.

Dicho lo anterior cuando se trata de transportabilidad quizá sea conveniente utilizar formatos comprimidos como MP3 o AAC; aunque incluso en ésta categoría mi preferencia es usar formatos no comprimidos, el punto débil de los formatos sin pérdida es que abarcan casi 10 veces más espacio, por lo que es muy razonable que al almacenar en los dispositivos se quiera llevar la mayor cantidad de música posible.

*Esperen mi siguiente Articulo donde hablare sobre la manera en que almacenamos la música

 

Sonido analógico contra digital

Notas musicales

Image courtesy of Stuart Miles at FreeDigitalPhotos.net

En mi artículo anterior hablé sobre los medios o plataformas para escuchar música y/o audio, mencione que  hay quienes dicen que el Lp es un formato que se escucha mejor que el cd, pero tiene sus excepciones. Me gustaría hablar de ello antes de adentrarnos en los pros y contras de estos formatos.

Uno de los principales temas fue la transportabilidad, lo práctico que resulta el almacenamiento de archivos de audio en una cantidad cada vez mayor con relación al medio que lo lee o reproduce; el cual ha ido transformándose y reduciendo su tamaño hasta llegar al ipod nano por mencionar alguno. Hablé de cómo en 1945 se consiguió hacer más pequeños los surcos de los discos de vinilo a los que se les denominó microsurcos; a partir de ese momento cabían casi diez surcos por milímetro, la combinación de esta tecnología y de la velocidad de grabación de 33 RPM aumentó el tiempo y por ende la cantidad de audio que se podía almacenar.

En cuanto a la idea de que los Lp´s se escuchan mejor que el Cd, las excepciones que quisiera aclarar tienen que ver con una mala remasterización; esto sucede al momento de transferir el máster u original (que es un molde del cual se maquiló el Lp) a un formato digital, es el resultado de la transferencia de un sonido analógico como es el de el vinyl a un sonido digital el del Cd. Cuando esto sucede efectivamente el vinyl tiene una calidad muy superior en relación al Cd.

Uno de los motivos de la sensación que provocan los discos de vinyl en los coleccionistas es que brindan una seguridad en el sonido que viene de ellos, ya que es exactamente el sonido que fue pensado y concebido por los músicos e ingenieros en el momento que lo grabaron.

Desde mi punto de vista, esto es lo que se pierde en casos como: los discos de Led Zeppellin; I y II o los míticos Closer y Unknown pleasures de Joy Division o algunas ediciones por lo general muy baratas de música clásica que por lo mismo tienen una muy descuidada remasterización y son poco disfrutables. Estos son los casos en los que sí se puede decir que específicamente esos álbumes se escuchan mejor en Lp que en Cd y muchas veces el error más común que se puede apreciar es una compresión excesiva y con ello una pérdida en la calidad del sonido y de las frecuencias más finas que son las que hacen notar la diferencia con relación a su equivalente en Lp.

También he notado que sucede al revés; es decir, con algunas ediciones de álbumes que fueron grabados en la era del Cd y que ahora son relanzados en Lp; un ejemplo de ello y que yo analice es con el impresionante álbum de Radiohead; OK Computer, producido y grabado en plena era digital, un clásico actual que ha sido comparado en algunos medios con uno de los álbumes más iconicos de la historia del rock como lo es Dark Side of the Moon de Pink Floyd. Recibiendo etiquetas/elogios como: “el Dark Side of the Moon de los 90´s” quizá sin exagerar.

Cuando se realiza esa transferencia al revés me parece que sucede algo similar; es decir éste disco con una gran producción a cargo de uno de los ingenieros más destacados de los últimos tiempos como lo es Nigel Godrich (ingeniero de cabecera de Radiohead) pierde un poco de su naturaleza digital al ser transferido a otro formato como el de el vinyl, por lo menos eso me pareció a mí y que lo que queda como una constante es; que cuando se realiza una remasterización, se esta ante una paradoja de evitar aquella sentencia que dice que en toda transferencia va a haber una ligera (o gran) pérdida y en los casos que no sucede habrá que aplaudir a los ingenieros de audio que también hay que decir en muchos casos lo han logrado.

Quisiera agregar que algo similar sucede cuando se convierte un archivo de AIFF, WAV, PCM o los que conocemos como no comprimidos a Mp3 y lo que ocurre es casi lo mismo, se comprime gran parte del rango de frecuencias y se reduce el tamaño pero también la calidad.

Causas y consecuencias de la “evolución” de los formatos de audio

Image courtesy of Kanate at FreeDigitalPhotos.net

El cómo transportamos la música grabada nos ha vuelto testigos y usuarios de diversos formatos en los que valdría la pena ahondar e ir descubriendo sus características; su facilidad o dificultad de ser transportados físicamente, así como su capacidad de ser reproducidos en una o varias plataformas o medios. Estas últimas características han sido determinantes en la hegemonía que han tomado unos formatos sobre otros, no siempre privilegiando la calidad como sucede con el mp3, que por razones prácticas ha desbancado a los demás formatos y quisiera subrayar la palabra “práctico”, que es el principal atractivo de este formato ya que en cuestiones de calidad y fidelidad de sonido, al ser un archivo de tipo comprimido reduce la calidad de sonido en comparación a la misma canción o música si la escuchamos en un formato no comprimido como podría ser un CD o en un Lp.

 Me gustaría hablar sobre algunos de los formatos de los que he sido testigo y usuario para poder comentar sus pros y contras desde mi punto de vista:

  • El Fonógrafo.

Creado por Thomas Alva Edison en 1876, fue el primer aparato capaz de reproducir sonido, utilizaba un sistema de grabación mecánico analógico que reproduce los sonidos grabados en un cilindro. Estos cilindros (antecesores de lo que hoy conocemos como discos) fueron fabricados primero con cartón recubierto de estaño, posteriormente de cartón parafinado y finalmente de cera sólida que fueron los de mayor calidad y durabilidad. El fonógrafo sólo podía realizar una toma única de sonido por cada representación original, sin embargo, tenía una ventaja con respecto al gramófono, los usuarios podían grabar sus propios cilindros; un posible inconveniente de dichos cilindros es lo poco prácticos que pudieron resultar iniciando aquí un problema a solucionar que es el de la portabilidad por lo que no tardó en llegar un nuevo contendiente que lo desplazaría… el Gramófono.

  •  El Gramófono.

Patentado por Emile Berliner en 1888, fue el primer sistema de grabación Leer nota completa…