En un giro inesperado relacionado con el ataque sufrido por la cadena Marriott que terminó en la pérdida de datos de 500 millones de clientes, diversas fuentes le han confirmado al diario estadounidense The New York Times, que los rastros indican que el ataque se efectuó desde el Ministerio de Seguridad del Estado en China, organismo dedicado a las operaciones de inteligencia y seguridad.

Desde el inicio, los investigadores y expertos en ciberseguridad veían este ataque como algo orientado a obtener información personal de diversos ciudadanos estadounidenses y no como un tema de guerra comercial. Recordemos que Marriott es el principal proveedor de servicios de hospedaje para personal político y militar de Estados Unidos, por lo que es una fuente importante de información que puede servir para temas de espionaje y contra espionaje.

Datos como nombres, tarjetas de crédito, teléfonos, correos electrónicos y muchos otros más, pueden ayudar a la inteligencia china a localizar operativos estadounidenses en todo el mundo, su ubicación, frecuencia de viaje y hasta el lugar en donde viven.

¿Estará esto relacionado con la ola de ataques entre Beijing y Washington? Seguramente veremos reacciones durante 2019 y esto afectará no solo al sector estadounidense, sino que seguramente será utilizado para recolectar datos de otros países importantes para ambos

Director de Estrategias Corporativas en IT Lawyers, diseñando planes para ayudar a las organizaciones a cumplir sus objetivos en la parte legal/tecnológica, aplicando bastante creatividad en cada caso que nos llega