Autor: Efraín Ocampo
Fuente: Netmedia
Publicado el 8 de Abril, 2010
Post publicado con la autorización de Netmedia
El monto por pérdidas relacionadas a los delitos informáticos en Estados Unidos se duplicó durante 2009, al rebasar los $550 millones de dólares, de acuerdo al último reporte Internet Crime Report 2009, liberado por el Internet Crime Complaint Center (IC3).

En los últimos doces meses los estadounidenses levantaron más de 336,655 denuncias contra delitos informáticos, 22.3% más que las 275,280 quejas levantadas durante 2008, según el noveno Internet Crime Report 2009 del Internet Crime Complaint Center (IC3).

El estudio del IC3 fue publicado a finales de marzo en el sitio web del FBI, y subraya que además de un crecimiento en el número de denuncias por parte de los estadunidenses, también se elevó el monto defraudado por los cibercriminales, al rebasar los $550 millones de dólares.

La cifra es casi del doble de los $265 millones de dólares defraudados durante 2008 y casi siete veces más alta que los $125 millones de dólares que los cibercriminales robaron en 2003.

Cabe recordar que el IC3 es un organismo creado a raíz de una alianza entre el FBI y el Centro Nacional contra los Delitos de Cuello Blanco, con el objetivo de proveer a los internautas un espacio para la denuncia, ayuda y combate al cibercrimen.

“Los riesgos que enfrentan los usuarios en internet no dejarán de existir. Es necesario que mantengan y eleven  la seguridad en todos sus dispositivos y evalúen a detalle cada correo electrónico, oferta en línea o solicitud sospechosa que reciba, para evitar caer en una trampa. Recuerden: si algo parece ser demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea”, apuntó Peter Trahon, jefe de la división de ciberseguridad del FBI.

Del total de denuncias levantadas por el FBI y el IC3,  19.9% pertenecían a fraudes por falta de entrega o pago de servicios y productos comprados a través del web, seguido del robo de identidades con 14.1%, y el hurto de número de tarjetas créditos o cuentas bancarias con 10.4%.

 El reporte explica que en 86.7% de las denuncias, las víctimas reportaron una pérdida monetaria de entre $100 y $5,000 dólares. En el 30% de estos casos, el impacto económico no fue menor a los $1,000 dólares.

Los expertos del IC3 reconocen que, dado la falta de fronteras y la máscara de anonimato que ofrece el cibercrimen, las víctimas únicamente lograron señalar uno o más sospechosos en el 35.1% de los casos.

Con las denuncias recibidas, el IC3 detectó que en el 65.4% de los casos el criminal se encontraba en Estados Unidos, seguido del Reino Unido (9.9%), Nigeria (8.0%), Canadá (2.6%) y Malasia (0.7%).

 Mexicanos solicitan ayuda al IC3

 Los datos del Internet Crime Report 2009 subrayan que no sólo los estadunidenses se levantan denuncias por delitos informáticos ante el IC3, pues  víctimas en naciones como Canadá, Reino Unido, México, Australia y la India recurren a la información y ayuda entregada por el organismo.

Así, el 92.02% de las denuncias provinieron de Estados Unidos, 1.7% de Canadá, 0.96% del Reino Unido, 0.59% de Australia, 0.42% de la India. Mientras que México acaparó 0.16% de la denuncias, arriba de países como Sudáfrica y Filipinas, lo cual incluyeron al país de habla hispana entre las 10 naciones que más denuncias ingresan ante el Centro.

“Estas cifras demuestran que los criminales continúan tomando total ventaja del anonimato y clandestinidad que les ofrece el internet. Al mismo tiempo, han comenzado a desarrollar sistemas y herramientas sofisticadas para defraudar a los consumidores. Sin duda el cibercrimen ha evolucionado de una manera que hace cinco años era imposible de imaginar”, But Brackman, director del Centro Nacional contra los Delitos de Cuello Blanco.